DIAZ Y DIAZ-VILLAMIL, José María

villaamil

JOSÉ M.ª DÍAZ y DÍAZ VILLAAMIL

(Cerdeiral /A Pontenova /Lugo, 1898- Taramundi /Asturias, 1936) (En Política, Nº 52/53, verano 2004 - Por Emilio Grandío Seoane, profesor de historia de la Universidad de Santiago de Compostela

José María Díaz y Díaz Villamil nace en Cerdeiral, término municipal de A Pontenova (Lugo) en 1898. Cursa los estudios de Magisterio y se convierte en Maestro ejerciendo en Vilameá. Ingresará en el cuerpo de inspección de Enseñanza Primaria y se convirtió en inspector para Lugo. De manera paralela va a cursar la carrera de Derecho.

Durante la Dictadura de Primo de Rivera fue encarcelado en Madrid por su pertenencia republicana y Presidente de la Sociedad de Estudiantes de Derecho. Participó en el Pacto de Barrantes de septiembre de 1929, reunión que consagró la unificación del republicanismo gallego en torno de, la figura de Casares Quiroga. Entre estas fuerzas sociales se encontraban desde buena parte de la intelectualidad de la época hasta las elites profesionales urbanas y vilegas, pasando por sectores políticos de ámbito local reducido.

Díaz y Díaz Villamil es un ejemplo del perfil de los dirigentes orguistas, ya que su estructura se nutre fundamentalmente de nuevas elites burguesas, profesionales de prestigio, procedentes sobre todo del ámbito urbano, islotes de modernización política en Galicia durante el primer tercio del siglo XX: la mayor herencia del cambio democrático republicano en Galicia la recibió la ORGA.

El partido se constituyó como una estructura en movimiento que evolucionaba, dentro del acelerado contexto político de la II República, y que respondía a esos estímulos de la mejor manera que podía. La existencia de una organización débil, con apoyo electoral pero con una influencia reducida de sus bases, en un escenario político de gran inestabilidad favorecía también la capacidad de maniobra del líder. La organización política de los 'casaristas' se conforma como una reunión de notables con estructuras organizativas muy débiles dependientes extraordinariamente de los distintos poderes locales, sobre todo de los principales núcleos urbanos.

Como miembro destacado de la ORGA fue uno de los organizadores de la Asamblea Regionalde refundación de este partido en el PRG, celebrado en Lugo en mayo de 1932, integrándose dentro del Comité Regional de la organización. Las desavenencias internas del proyecto republicano, precisamente en torno a la poca 'base' creada y su configuración como 'partido de elites' propició que en ese verano tuvieran crisis paralelas en instituciones de alta representatividad republicana, como las Diputaciones de A Coruña -presidida por Somoza Gutiérrez- y también la de Lugo, con la renuncia de miembros de la ORGA ante el poco margen de maniobra que ofrecía la organización. A estas estructuras provinciales, hay que añadir la de Pontevedra, en donde ante las iniciales actitudes de Casares, Poza Juncal y Ossorio Tafall -dimitiendo de la alcaldía de la ciudad de Lérez- acordaron salir de la FRG y solicitar su incorporación a Acción Republicana de Azaña.

También asistió a la II Asamblea Regional del PRG realizada en la capital lucense en octubre de ese mismo año. La elección de los futuros dirigentes de la ORGA se realizó atendiendo a una experiencia profesional acreditada y a un convencimiento ideológico firme. Esta estructura le sirvió a Casares para obtener un equipo: los famosos 'gallegos de Casares'. Un ejemplo: a la II Asamblea del PRG de octubre de 1932 asistieron, además de Díaz Villamil, Gobernador Civil en Málaga, los Gobernadores Civiles de Alicante, Granada, Cáceres, Cádiz, Ciudad Real, Jaén, Murcia y Sevilla, todos ellos miembros del refundado partido.

Buena parte de ellos, como el propio Díaz Villamil, se encontraban dentro del propio Comité Ejecutivo del FRG, como Calviño Domínguez -Gobernador Civil en Lugo y Vizcaya-, Insua Sánchez-Gobernador Civil de Pontevedra y Presidente de a Diputación Provincial de A Coruña -, Varela Radio -Gobernador Civl de Pontevedra y Ourense-, o López Bouza -Presidente de la Diputación Provincial de A Coruña durante el Frente Popular-, o el exalcalde herculino Juan González Rodríguez- Gobernador Civil de Ourense-, entre otros.

Durante el bienio reformista y bajo el control de la cartera de Gobernación de Casares Quiroga, Villamil ostentó los cargos de Gobernador Civil de Huesca, Málaga y Zaragoza, Su traslado de Málaga a Zaragoza en marzo de 1933 provoca un artículo de 'El Sol' de Madrid, procedente de un corresponsal malacitano que dice lo siguiente:

La noticia del traslado del gobernador civil, Sr. Díaz Villamil, a Zaragoza ha causado gran sentimiento. Durante el período de su mando no se ha registrado ni un solo hecho de violencia ni perturbación por cuestiones sociales. El acierto y rectitud con que ha desempeñado el cargo lo evidencian el que hoy han desfilado por el Gobierno civil comisiones de patronos de Málaga y su provincia, representaciones obreras, entre ellas la UG., Comité provincial del partido socialista, concejales de distintos partidos republicanos, autoridades, personalidades no afectas a partidos políticos, representaciones de los radicales socialistas y numerosas comisiones...

Ejercerá también como abogado en el Juzgado de Villalba, al establecer su residencia en Lugo en los primeros meses de 1934, tras la derrota electoral de la izquierda en noviembre de 1933. Concretamente con domicilio de bufete en la Calle Bolaño Ribadeneira, nº 5, segundo derecha. Precisamente en este momento es elegido, el 30 de enero de ese mismo año, Presidente Provincial del PRG lucense, ya con el objetivo de integrarse dentro de la plataforma progresista de ámbito estatal Izquierda Republicana, junto a todo el PRG. Como tal asiste también a la reunión de integración del PRG en LR. en Pontevedra de marzo de 1934, al mes siguiente se reunirán los delegados locales lucenses de Acción Republicana, PRG y Partido Radical Socialista -siendo, elegido Presidente del Consejo Provincial de LR.-, y finalmente en junio se constituyo la agrupación local lucense de Izquierda Republicana. En I.R. será elegido Vocal por Lugo, cargo que ostentará hasta 1936, coordinando la actividad provincial del partido.

A esta actividad se dedicará en cuerpo y alma.. Una noticia publicada en el Faro Villalbés de un corresponsal de Roupar (Xermade) sobre una reunión en la que participó Díaz Villamil el 13 de septiembre de 1937acababa del siguiente modo:

El abogado y Presidente del Comité provincial Sr. Villamil, se ofreció para dar consulta gratuita un día cada semana, en el local social de Lugo, a todos los afiliados que lo necesiten, sin más justificante que la presentación del carnet de afiliado, o el recibo de cotización últimamente abonado

Presentado en la candidatura de centro-izquierda por Lugo en las elecciones a Diputados a Cortes de febrero de 1936 -junto al PSOE e Unión Republicana- fue elegido en tercera posición después de Manuel Becerra Fernández y Roberto Ouro Vázquez. En el Ayuntamiento de Lugo fue el candidato de centro-izquierda que obtuvo una mayor votación. Tras la victoria del Frente Popular y el cese del Gobernador Civil anterior, Díaz y Díaz Villamil ocupó el cargo de manera interna hasta la llegada del nuevo gobernador José Antonio Fernández de la Vega.

Según Pilar López, tras recibir las noticias del alzamiento militar en Marruecos, el día 18 se acuartelan las tropas en Lugo y al día siguiente estallan varias bombas en la ciudad. De manera paralela Díaz y Díaz Villamil junto a Vega Barrera y Jacinto Calvo organizan la resistencia, intentando concentrar en la capital a grupos de milicias del Frente Popular de la provincia.

Tras escapar de Lugo vuelve hacia el norte, hacia Ribadeo. Allí llega según Arrarás el 20 de julio, junto con contingentes mineros asturianos. En el expediente de Responsabilidades Políticas de Díaz y Díaz Villamil, según Mª Jesús Souto , se indica que murió haciendo frente a las Fuerzas del Ejército, en la toma de Ribadeo, fijando una cuantía por responsabilidad de por lo menos un millón de pesetas. Tras el embargo sólo se consiguió 1.150 pesetas en metálico y diversos objetos encontrados sobre el cadáver y cantidades en cuenta corriente.

Sin embargo, vuelve a aparecer Díaz y Díaz Villamil con fecha del 12 de septiembre de 1936, cuando el Gobernador Civil de Lugo notifica a los Gobernadores Civiles de la Región Militarsu captura. Sin embargo, 13 días después se registra en Sanidad de Lugo su muerte, ocurrida el 25 de septiembre de 1936 por hemorragia de disparo. Fue el único diputado lucense asesinado de manera violenta sin la realización de Juicio y sumario a través de Tribunales Militares.

* Souto Blanco, Mª Jesús. La represión franquista en la provincia de Lugo (1936-1940). A Coruña, Ediciones Do Castro, 1998